Ver Mensaje Individual
 
Antiguo 21-Oct-2016, 17:13
Juan José Frías Mora Juan José Frías Mora está desconectado
Usuario Senior
 
Fecha de Ingreso: 23-August-2010
Ubicación: Jaén
Mensajes: 4.640
Predeterminado Poyos de la Osera: Poyo de la Savia, Poyos de Piedras negras y puntal del Hateril

Ruta de averiguación, muy exigente y genuinamente Villana, a la cara norte del barranco de la Osera. Aunque no es una ruta larga, su exigencia se basa en las pronuncias pendientes y la dificultad de encontrar pasos factibles entre estos cintos. Agradezco de corazón a Juan Punzano, pastor del Cortijo de la Escalera toda la información facilitada, sin cuya ayuda es imposible realizar esta ruta.
Las obras de los túneles de conducción del agua del pantano del Aguascebas, sobre la cara norte del barranco, es una zona muy escarpada y muy pendiente. Esta circunstancia hizo, que desde cada poyo de la zona alta se adecuaran los antiguos caminos preexistentes, para facilitar el acarreo del todo el material necesario para la construcción de los túneles. Comunicaban esta parte alta con el barranco de la Osera, el Aguardentero, cortijo de Culoazúcar y las Ramblillas (antiguas zonas de cultivo y cortijo por debajo de la actual presa).
Aquí trabajaron todos los hombres y bestias (mulos y burros) útiles de los contornos. El trabajo era ingente y el riesgo muy elevado, debido a las fuertes pendientes, junto al propio peligro de la obra en sí.
Comienza esta aventurilla, en el área recreativa del Aguascebas, avanzando unos metros por la carretera, para tomar la vía pecuaria denominada camino de la Cumbre en sentido noroeste. Justo al tomar el sendero, pegado a la carretera hay un gran pino negro con un resiego. Caminamos hasta alcanzar la Cruz de Colín donde hacemos un pequeño receso y seguimos hasta Piedras Blancas, unas pequeñas lanchas de piedra. Desde aquí podemos acercarnos (en sentido norte) a la Parada del Vaco y divisar parte de la ruta a realizar, además de ver la profunda sima que hay sobre la vereda del ganado. Podemos volver a la vía pecuaria o crestear por la Morra de los Pinos Negros y el arroyo de los Balazos, hasta el alto de Piedra Nativa (en algunos mapas figura como Alto de los Balazos).
En el collado de Piedra Nativa descendemos por el camino del Poyo de la Savia; un perfecto camino ahormado por donde se bajaban los materiales para la construcción de los túneles más cercanos. Localizamos la fuente del Pilarillo. En esta fuente los trabajadores de los túneles hicieron un pilar, para coger agua limpia sin tener que desplazarse mucha distancia. La mala fortuna hizo que un desprendimiento, poco antes de finalizar las obras, aplastase la fuente. Aún queda el tubo de hierro, como recuerdo de aquel suceso.
Seguimos más adelante para buscar el camino al Covacho Tortas (llamado así porque la única comida de esta familia, que vivía aquí fabricando cucharas de boj y otros utensilios eran tortas de gachamiga). Desde la misma fuente parte un camino muy perdido, que localizó el infatigable e inigualable Pepe Cabrera, hasta la misma cueva. Desde ésta, parte otro camino bien ahormado, que se dirige por un lado al Covacha Colorá y que tiene salida a la Morra de los Pinos Negros y por otro, a los Poyos o Cintos de Piedras Negras. En estos se encajaron peldaños de piedra labrada, formando una auténtica escalera. Obra sin igual en toda la sierra, para que los mulos transitaran cargados con material, por estos cintos. Aunque en algún punto se han derrumbado, en la mayor parte del trazado (que no es muy prolongado) se mantienen en un sorprendente muy buen estado. Hay un punto en concreto que resulta bastante peligroso el paso, por que el derrumbe se ha producido sobre un embudo de tierra suelta que se despeña sobre una soberbia pared. Estas hormas finalizan en precioso tranco, sobre un estrecho expuesto puntal. En una visita anterior con el pariente y Cesar Cabañas, justo aquí, perdimos el camino y siguiendo las curvas de nivel nos topamos con la base del paredón de la Parada del Vaco y por miedo de empoyetarnos saliendo hacia abajo. La subida por los “jorros”, que así se llama, es de una verticalidad extrema. Se sale al puntal del Ahijadero. Con anterioridad, Juan Punzano , pastor del Cortijo de la Escalera, me había avisado: “ ni se les ocurra meterse por ahí, que eso está mu malo”. En efecto, tenía mas razón que un santo!!!!!
El caso es que tanto en los planos, como el GPS e incluso en el cartel metálico junto al Aguascebas, este pendientón de los Jorros, aparece como camino. Qué c.j.n.s!!!!!!

Este pasado viernes el pariente y yo volvimos al punto donde lo perdimos. La suerte de ir con el pariente, es que tiene un sexto sentido sin igual y sobre el puntal donde nos perdimos, localizó el paso a su izquierda. Este cinto y su tranco tienen salida, en continuado descenso y localizando algunos refuerzos del camino y sorpresivamente!!! algún resiego, hasta conectar con el comienzo del túnel nº 7.
Para hacer una ruta practicable para personas “normales” lo ideal es seguir el magnífico camino hasta la fuente del Pilarillo y subir al Covacho Tortas, Covacha Colorá y la sensacional escalera del cinto de Piedras Negras, hasta el puntal del tranco. Aquí, volver sobre nuestros pasos al camino y seguir el sendero hasta el puntal del Hateril, sobre la base de la espectacular Piedra Rubia. Este peñón es tan alto, desde este punto, que según Juan Punzano, te pones a mirarla, de abajo arriba y que te vuelcas de espaldas, de tanto que subes la cabeza para abarcar Piedra Rubia.
En el puntal del Hateril descansaban los mulos que trabajaban en la obra. Hay un pequeño aljibe donde bebían los animales y una pequeña tapuela donde dormían los muleros. En sentido norte y en descenso sale una difusa senda que conecta con el camino del túnel nº 8. Podemos avanzar sobre algunos de estos túneles porque la visión desde las casetas, al salir de cada uno de ellos es soberbia!!!!!. Espléndidos poyos y profundos barrancos, tapizados con una densa vegetación y bosquetes de madroños y durillos, hacen de este rincón una visión realmente maravillosa.
Para cruzar los túneles es muy recomendable llevar casco y muy buena iluminación. Puede resultar bastante incómodo para personas con cierta claustrofobia
Para completar la circular, volvemos para cruzar los túneles hasta toparnos con la senda de la Osera y volver al vehículo.








Última edición por Juan José Frías Mora; 05-Dec-2016 a las 07:14
Responder Citando